¿En qué hemos de volvernos?

Cuando Israel fue confrontado con sus pecados en tiempos del profeta Malaquías, hicieron la siguiente pregunta ¿En qué hemos de volvernos? (Malaquías 3.7). Esta pregunta manifiesta el intento de Israel de desconocer sus faltas. Es como si ellos dijeran “No hemos hecho nada malo, no sabemos de qué hablas”. Pero ¡Que mal estaban! Que terrible la indiferencia de ellos. La pregunta demuestra la decadencia espiritual de un pueblo que, aunque deseaba ser bendecido por Dios, no estaba dispuesto a reconocer su faltas y a volverse a Dios de corazón. Lamentablemente es lo que muchos hacemos cuando somos confrontados con nuestros pecados ¿Como tratamos de justificarnos? ¿Qué cosas decimos para desconocer lo malo que hacemos, y cómo los minimizamos? Podemos disfrutar de la comunión con Dios y de todas sus bendiciones si tan solo nos volvemos a él, pues él promete “…y yo me volveré a vosotros” (Zacarías 1:3).