El Institucionalismo

¿De qué se trata esta controversia?

¿Quiénes son los hermanos llamados “los antis?”

Hace como 40 años que han habido desacuerdos entre hermanos en los Estados Unidos con respecto a la naturaleza y la obra de la iglesia en el sentido universal y también local. Estos desacuerdos han resultado en la división de muchas iglesias locales.

Por desgracia estos problemas se han metido en iglesias hispanas y entre ellas se oyen cuchicheos acerca de “antis” y “liberales” muchas veces de personas que saben poco de la controversia.

El propósito de este folleto es analizar en forma breve y justa las diferencias. No son meras disputas entre norteamericanos sino tratan de conceptos peligrosos que pueden hacer daño en iglesias de habla español. 

LA REALIDAD DE LA APOSTASIA

Desde la creación ha habido personas que se han apartado gradualmente de la palabra de Dios. Por lo tanto la Biblia está llena de advertencias de no apostatar.

La apostasía del siglo pasado: En el siglo pasado muchos cristianos llegaron a gozar de la prosperidad en los Estados Unidos. Al subir en la escalera social, se fijaban en las sectas y querían copiar sus proyectos. Dejando de ser tan estrictos llegaron a ser más liberales en sus aplicaciones de las escrituras. Comenzaron a establecer instituciones para hacer la obra de las iglesias, usaron la música instrumental y aceptaron otras innovaciones.

A los hermanos que se opusieron a la apostasía se les llamaba “antis” y generalmente eran más pobres que sus hermanos liberales. Estos llegaron a ser tan liberales que formaron una secta protestante llamada, “La Iglesia Cristiana, Discípulos de Cristo”.

La apostasía de este siglo: Después de la segunda guerra mundial, los descendientes de los hermanos que se opusieron a la apostasía del siglo XIX llegaron a gozar de mucha prosperidad y con ella hubo un cambio de actitud hacia las Escrituras. Ya que no eran tan estrictos, querían copiar proyectos que vieron en las sectas y así comenzaron a dejar que una iglesia supervisara la obra de muchas y a abogar por el sostenimiento de orfanatos, universidades “cristianas” y programas de recreo organizadas por las iglesias locales. A los que se oponen a tales proyectos, se les ha dado el apodo “anti”.

LOS PUNTOS DE CONTROVERSIA

Generalmente los hermanos “conservadores” e “institucionalistas” están de acuerdo en cuanto a puntos básicos como el bautismo para el perdón de los pecados, la cena del Señor, etc. Los problemas tratan de actitudes diferentes hacía la Biblia de las cuales resultan diferencias como las siguientes:

(1) ¿Qué Es La Iglesia Universal? Muchos hermanos institucionalistas tienen a la iglesia universal (o, nacional) como si fuera una alianza de iglesias locales. Por ejemplo, un curso bíblico por correspondencia popular dice, “la iglesia universal se divide en congregaciones locales”.

Con este concepto erróneo tales hermanos piensan que se puede contar los miembros de esta alianza como lo hace el tratado que proclama con orgullo que la Iglesia de Cristo “ya está establecida en 115 países y cuenta con 3,000,000 de miembros organizados en 20,000 congregaciones”. Piensan que esta alianza debe funcionar como una organización universal sosteniendo escuelas, programas radiales, boletines, etc. en competencia con otras alianzas religiosas. El tener la iglesia así es tenerla como una secta.

En México ya existe la “Asociación Iglesia de Cristo” con su Presidente, Vice Presidente y otros oficiales. En El Salvador existe una organización parecida. Así en varios países han dejado desarrollar la apostasía hasta el punto que ya son organizados como una secta nacional.


Lectura Relacionada: El Desarrollo denominacional en algunas iglesias de Cristo


La enseñanza bíblica: La Biblia enseña que la iglesia universal es compuesta no de iglesias locales sino de individuos salvos (Hechos 2:47). No se puede contar todos los individuos salvos en el mundo porque solamente Dios sabe su número. La iglesia universal en la Biblia era sencillamente una relación y por lo tanto no tenía “escuelas”, “instituciones” ni proyectos internacionales como si fuera una organización humana.

No hay nada de malo en sí con los institutos y otros negocios como escuelas, tiendas, clínicas, librerías, etc. Los institutos y otros negocios pueden hacer buenas obras y si hermanos quieren organizarlos en forma individual, magnífico. Los problemas aparecen cuando los negocios o institutos comienzan a tratar de meterse en los asuntos de las iglesias locales, aceptando donativos de ellas y en algunas ocasiones tratando de dirigir ciertos aspectos de su obra. Cuando los institutos se meten en los asuntos de las iglesias, en poco tiempo la gente comienza a tenerlos como entidades que pertenecen a “la alianza Iglesia de Cristo” y así los conceptos sectarios comienzan a florecer.

(2)La centralización de la obra con institutos: Nuestros hermanos institucionalistas evidentemente piensan que las iglesias locales no son adecuadas para hacer su obra y por lo tanto, según ellos, las iglesias deben sostener instituciones benévolas como orfanatos, asilos para ancianos, clínicas y también sociedades misioneras como Western Christian Foundation, Radio Mundial, etc.
Enseñanza Bíblica: En la Biblia las iglesias de Cristo no sostenían instituciones. Si nos quedamos dentro de lo escrito (I Cor. 4:6) tenemos que estar contentos con lo que pueden hacer las iglesias locales ya que no hay otra organización divina en el Nuevo Testamento.

(3) La centralización de la obra por medio de la Iglesia Patrocinadora: Hay hermanos que piensan que las iglesias pequeñas deben donar dinero a iglesias grandes, que se llaman “iglesias supervisoras” o “iglesias patrocinadoras”, para que éstas supervisen la obra de muchas iglesias en proyectos tales como “Radio Mundial”, “El Heraldo de la Verdad” etc.
En algunos países hay casos de iglesias grandes supervisando a las iglesias pequeñas como si fueran “iglesias madres” o sedes centrales.

Enseñanza Bíblica: La Biblia autoriza que los ancianos de cada iglesia tengan responsabilidad solamente en la grey que está entre ellos (I Pedro 5:2). Al tomar la responsabilidad por la obra de muchas greyes, los ancianos van más allá de lo especificado en I Pedro 5:2. Por supuesto no hay nada en la Biblia acerca de una “iglesia madre” dominando otras iglesias más pequeñas.

Objeción “institucionalista“: ¿En la Biblia ¿no es verdad que las iglesias cooperaban y algunas iglesias mandaban dinero a otras, como en Hechos 11:27, II Cor. 8,9, etc.”?

Respuesta: En la Biblia iglesias sí mandaban limosnas a iglesias necesitadas para sus propias necesidades. Pero, el concepto de la iglesia patrocinadora es muy diferente porque según él, en vez de mandar limosnas a iglesias necesitadas para sus propias necesidades, se mandan contribuciones a iglesias ricas para gastar en algún proyecto. . ¡Los casos de benevolencia en la Biblia no autorizan el sistema de la iglesia patrocinadora!

(4) El Evangelio Social: Muchos hermanos liberales han sido contaminados con lo que los historiadores llaman “el evangelio social”, que es el dar énfasis a asuntos políticos, sociales, médicos, etc., desviándose así de la misión espiritual de la iglesia. Por esta razón muchas iglesias liberales desvían recursos de la evangelización para dar bienes a los inconversos, hacer fiestas y construir hospitales, gimnasios, retiros y canchas deportivas.

Enseñanza Bíblica: La Biblia enseña que la iglesia es una institución espiritual. Aunque en casos de necesidad puede proveer benevolencia para los santos, la única cosa que ofrece a los inconversos es lo que necesitan más que cualquier otra cosa: a saber el evangelio.

Aunque hermanos deben reunirse para el recreo como parte de la amistad que debe existir entre cristianos, tales diversiones pertenecen a los individuos y no a las iglesias, pues éstas son únicamente espirituales.

(5) Títulos Pomposos: Como parte del movimiento para imitar a las sectas, se oyen más y más títulos pomposos entre los hermanos institucionalistas tales como “Delegado Nacional”, “Misionero”, “El Encargado de la obra”, “El Líder”, “El Ministro”, “Ministro del púlpito”, “Ministro de música”, etc.
Enseñanza Bíblica: Jesús condenó el uso de títulos para elevar a ciertos hombres sobre los demás en Mateo capítulo 23.

(6) El mantener comunión con iglesias ricas y predicadores liberales para recibir ayuda de ellos. Iglesias que en si no tienen muchas prácticas liberales han sido influenciadas por razones políticas a no recibir a hermanos fieles que han sido tildados de “anti”. Casi siempre esta influencia “política” tiene que ver con el dinero, ya que las iglesias ricas que mandan dinero a los predicadores amenazan con cortarle el sueldo si la iglesia donde trabaja recibe a algún hermano fiel que se nombre “anti”. Por no perder el salario de su predicador y por otros “dulces” tales iglesias se niegan a recibir a hermanos fieles e ignoran la apostasía demostrando así que han sido contaminadas por el dinero, aunque no compartan directamente con todos los errores del “liberalismo”.

¿QUE HACER?

Para el cristiano fiel, los problemas entre los hermanos duelen mucho. Pero uno puede servir a Dios y luchar en contra de la apostasía, si hace lo siguiente :

(1) Poner los ojos en Cristo: El que sigue a Cristo y no a los hombres irá al cielo.

(2) Tener cuidado con nuevas ideas que provienen de lugares prósperos: Donde hay prosperidad, allí hay más tentación de alejarse del patrón de Dios.

(3) Pedir autoridad para todo proyecto.

(4) Educarse: En los años venideros la apostasía va a crecer y como en el siglo pasado las iglesias contaminadas con el liberalismo se volverán más y más como las sectas. El que piensa que con no hacerle caso al problema, éste desaparecerá está muy equivocado. Tenemos que saber como defender la verdad con amor en contra al error.

Conclusión: Que el Señor nos dé el amor y la sabiduría para tratar estos problemas difíciles. Si yo puedo aclarar algún punto o ayudar en cualquier forma, estoy a la orden de mi hermano.
Conclusión: Que el Señor nos dé el amor y la sabiduría para tratar estos problemas difíciles. Si yo puedo aclarar algún punto o ayudar en cualquier forma, estoy a la orden de mi hermano.

Por Gardner Hall

Sitio web: www.creced.com