Conscientes y en tormentos eternos

¿Enseña La Biblia que habrá quienes por sus hechos inicuos sean apartados de Cristo, y que los tales estarán conscientes y en tormentos eternos?

● Algunos religiosos enseñan que eso no sucederá jamás, puesto que creen que Dios jamás haría tal cosa.

● Pero si bien es cierto Dios es amor, no debe ignorarse que también es un Dios de venganza y del cual se dice ¡Horrenda cosa es caer en manos del Dios vivo! (Hebreos 10:30,31).

Las Sagradas Escrituras enseñan que realmente habrá una separación en la cual los que queden excluidos del reino eterno de Dios, estarán conscientes y en tormentos eternos, excluidos para siempre del reino de Dios. Los siguientes pasajes bíblicos así lo demuestran.

1.- Lucas 13:22-28. Jesús habla de aquellos a quienes él desconocerá en su venida. Estos serán apartados de él, dejados fuera en las tinieblas y excluidos.

«22Pasaba Jesús por ciudades y aldeas, enseñando, y encaminándose a Jerusalén. 23Y alguien le dijo: Señor, ¿son pocos los que se salvan? Y él les dijo: 24Esforzaos a entrar por la puerta angosta; porque os digo que muchos procurarán entrar, y no podrán. 25Después que el padre de familia se haya levantado y cerrado la puerta, y estando fuera empecéis a llamar a la puerta, diciendo: Señor, Señor, ábrenos, él respondiendo os dirá: No sé de dónde sois. 26Entonces comenzaréis a decir: Delante de ti hemos comido y bebido, y en nuestras plazas enseñaste. 27Pero os dirá: Os digo que no sé de dónde sois; apartaos de mí todos vosotros, hacedores de maldad. 28Allí será el llanto y el crujir de dientes, cuando veáis a Abraham, a Isaac, a Jacob y a todos los profetas en el reino de Dios, y vosotros estéis excluidos.»

Jesús hace evidente que aquellos a los cuales él desconozca (v. 25), serán apartados de él y dejados fuera, en el (v. 27) dice «apartaos de mí», y en el verso 28, dice que los tales quedarán excluidos, no dice «aniquilados» sino excluidos «echados fuera», y así permanecerán siempre. En Mateo 8:11, 12, Jesús habla de «las tinieblas de afuera» donde será el llorar y el crujir de dientes.

2.- En 2 Pedro 2:17. El apóstol Pedro habla de una “densa oscuridad” que para algunos está reservada y en la cual estarán para siempre, esto es eternamente condenados a las más densa oscuridad.

3.- En Apocalipsis 14:9-11, habla de quienes serán atormentados con fuego y azufre, y no tendrán reposo ni de día ni de noche por los siglos de los siglos, es decir por la eternidad.

● Obviamente que el fuego y el azufre no son cosas literales, sino figuras que ilustran lo terrible del castigo eterno. Así que los excluidos del reino de Dios en la eternidad no solamente serán apartados, excluidos, sino que también estarán conscientes y en tormentos eternos.

4.- Mateo 25:46, Esto fue lo que dijo Jesús de quienes sean puestos a su izquierda:

«E irán éstos al castigo eterno, y los justos a la vida eterna.»

● Notemos que la palabra que describe lo duradero de la vida, es la misma palabra usada por Jesús para hablar de lo duradero del castigo, y esa palabra es: «eterno».

● Jesús no habla de «aniquilación eterna», sino de «castigo eterno» y éste será tan duradero como la vida eterna.

Conclusión:

Es verdad que Dios nos ama (Juan 3:16), es por ello que ha manifestado su gracia a todos los hombres para salvación (Tito 2:11,12). Pero la gracia de Dios también nos enseña que debemos renunciar a la impiedad y a los deseos mundanos, y vivir en este mundo sobria, justa y piadosamente. Debemos estar dispuestos a ser enseñados para aprender a vivir según Dios nos enseña.

Atendamos las advertencias del Señor y obedezcamos el evangelio (2 Tes. 2:7-10). Dios no quiere que nadie perezca por lo que llama a todos al arrepentimiento (2 Pedro 3:9).