“Salvos por medio de la fe…No por obras Efesios 2:8,9”

INTRODUCCIÓN

  • A no ser por los errores del Calvinismo gran parte de la confusión con respecto a este tema sería eliminada. El Calvinismo consta de cinco doctrinas falsas: (1) que el hombre nace totalmente depravado del bien e inclinado hacia el mal; (2) que Dios elige incondicionalmente a los que serán salvos y los demás serán reprobados; (3) que Cristo murió solamente por los elegidos; (4) que el Espíritu Santo toca el corazón de los elegidos para salvarles; (5) y que estos no pueden caer de la gracia.
  • Esta teología diabólica es muy popular. Es la doctrina básica de muchas iglesias humanas. Al aceptar el Calvinismo enseñan que el hombre, por haber nacido pecador, no participa en su salvación, que todo es de Dios. Por eso, pervierten textos, como estos de Pablo, que enseñan que no somos salvos por obras y afirman que el hombre es salvo por la fe sola y, torciendo Efesios 2:8, 9 afirman que aun la fe es don de Dios.

TEXTOS QUE DICEN QUE NO SOMOS SALVOS POR OBRAS

  • Romanos 3:20, “ya que por las obras de la ley ningún ser humano será justificado delante de él;porque por medio de la ley es el conocimiento del pecado”. 3:28, “Concluimos, pues, que el hombre es justificado por fe sin las obras de la ley”.
  • Obviamente en este texto Pablo se refiere a la ley de Moisés porque en Romanos 7:7, “yo no conocí el pecado sino por la ley; porque tampoco conociera la codicia, si la ley no dijera: No codiciarás” (Éxodo 20:17; Deuteronomio 5:21).
  • Esto es confirmado también en el v. 29. ”¿Es Dios solamente Dios de los judíos? ¿No es también Dios de los gentiles? Ciertamente, también de los gentiles”; es decir, la ley de la cual Pablo habla es la ley de Moisés que fue dada solamente a los judíos y si el hombre es justificado por las obras de esa ley, entonces solamente los judíos podían ser salvos.
    • Efesios 2:8, 9, “Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios; no por obras, para que nadie se gloríe”. La única justificación o salvación es por medio del sacrificio de Cristo que hace posible que Dios perdone nuestros pecados. Este es el corazón del evangelio para judíos y gentiles. Los judíos no podían ganar su salvación por medio de hacer las obras de la ley de Moisés y los gentiles no pueden ganar la salvación por medio de ser “buena gente” y hacer buenas obras. Todos, tanto judíos como gentiles, serán perdidos si no obedecen al evangelio (2 Tesalonicenses 1:7-9).

PABLO NO CONTRADICE LOS SIGUIENTES TEXTOS

  • Mateo 7:21, “No todo el que me dice: Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos”. Al explicar que no somos salvos por obras Pablo no contradice a Cristo. Los que son salvos son los que HACEN la voluntad de Dios. El hacer es obrar y si uno obra tiene obras. El problema no es que uno obre, sino que obre su propia justicia, haciendo cosas que se consideran buenas pero sin obedecer al evangelio de Cristo.
  • Marcos 16:16, “El que creyere y fuere bautizado, será salvo; mas el que no creyere, será condenado”. Obviamente Cristo enseña que el bautismo es esencial para ser salvo. El Manual Estándar para Iglesias Bautistas por Hiscox dice (p. 20, 21), “El bautismo no es esencial para salvación … pero es esencial para la obediencia puesto que Cristo lo mandó”. ¡Imagínese! Se atreven a contradecir a Cristo Jesús y luego hacen otra afirmación insensata diciendo que aunque el bautismo no es esencial para la salvación, sí es esencial para la obediencia. Con esas afirmaciones enseñan que la obediencia no es esencial para la salvación.
  • ¿Sabe usted cómo ellos tratan de escapar de su dilema? Dicen que Cristo dice (Marcos 16:16), “el que no creyere será condenado” pero que no dice que el que no fuere bautizado será condenado. Claro que no, si Cristo hubiera dicho eso, habría hablado pura insensatez. Si alguno no cree, ya es condenado y no tiene sentido decirle que será condenado si no se bautiza. El Calvinismo enseña la salvación por la fe sola, o sea, la fe muerta (Santiago 2:17, 26).
  • Lucas 6:46, “¿Por qué me llamáis, Señor, Señor, y no hacéis lo que yo digo?” El HACER es obrar, tener obras. Pablo no contradice este texto.
  • Hechos 2:37, 38, “Al oír esto, se compungieron de corazón, y dijeron a Pedro y a los otros apóstoles: Varones hermanos, ¿qué haremos? Pedro les dijo: Arrepentíos, y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de los pecados; y recibiréis el don del Espíritu Santo”. Pablo no contradice lo que Pedro dice, que el bautismo es para el perdón de pecados. Romanos 6:3, 4 claramente enseña lo mismo. En el arrepentimiento uno muere al pecado y en el bautismo lava los pecados y obtiene el perdón de sus pecados para andar en vida nueva. Según el Calvinismo se sepulta a los que según ellos son vivos, salvos por la fe sola y el bautismo no hace nada, sino que es un mero retrato de la salvación. Así se atreven a burlarse de la doctrina de Cristo y Pablo.
  • El Calvinismo rechaza lo que Pedro dice en Hechos 2:38. Enseña que el bautismo no es para el perdón de pecados porque tergiversa lo que Pablo dice acerca de no ser salvos por obras. Pero Pablo no contradice Hechos 2:38. En todos los textos donde habla de “obras” no dice y no implica que esté hablando del bautismo o que no sea esencial el bautismo para obtener el perdón de pecados.
  • Hechos 8:12, “Pero cuando creyeron a Felipe, que anunciaba el evangelio del reino de Dios y el nombre de Jesucristo, se bautizaban hombres y mujeres”. Pablo nunca dice que no era necesario que los samaritanos se bautizaran.
  • Hechos 8:26-39, la conversión del etíope. Pablo no contradice este texto, sino que lo confirma en la epístola a los romanos.
  • Hechos 9:18, Pablo mismo fue bautizado y nunca dijo ni en su predicación ni en sus escritos que el bautismo no era necesario para el perdón de pecados. Hechos 22:16, Ananías le dijo, “bautízate y lava tus pecados”. Según el Calvinismo al ser bautizado uno no tiene pecados que lavar porque ya fueron lavados por la fe sola.
  • Hechos 10:48, el bautismo de Cornelio. Lo que Pablo dice acerca de obras no menosprecia la obediencia de Cornelio.
  • Hechos 16:15, el bautismo de Lidia; 16:34, el bautismo del carcelero; 18:8, el bautismo de los corintios; 19:5, el bautismo de los efesios. Todos estos de los capítulos 16 – 19fueron bautizados por Pablo y sus compañeros. Si los Bautistas y otros sectarios tienen razón Pablo andaba desperdiciando su tiempo y energía en algo que no era necesario para la salvación.

PABLO NO SE CONTRADICE A SÍ MISMO

  • Romanos 1:4, 5, “fue declarado Hijo de Dios con poder … por quien recibimos la gracia y el apostolado, para la obediencia a la fe en todas las naciones por amor de su nombre”. Si Pablo hubiera enseñado que somos justificados por la fe sola, no habría hablado de “la obediencia a la fe”. La palabra “obediencia” se encuentra varias veces en la carta a los romanos.
  • ¿Qué significa la expresión “justificado por fe”? Pablo ya había hablado en el principio de esta epístola (1:5) y también en la conclusión de ella (16:26) de “la obediencia de la fe” (la obediencia que la fe produce).
  • Para aprovechar la gracia de Dios que ha traído salvación es indispensable el obedecer al evangelio (10:16). La Biblia de las Américas dice “la obediencia a la fe”. Según esta traducción la “fe” es el evangelio como se ve en Judas 3, “contender por la fe” y Hechos6:7, “muchos de los sacerdotes obedecían a la fe”. También Pablo habla de obedecer a la verdad. 2:8, “pero ira y enojo a los que son contenciosos y no obedecen a la verdad”. Obedecer al evangelio = obedecer a la fe = obedecer a la verdad.
  • Esta obediencia se explica a través de la epístola: es necesario oír el evangelio, 10:17; es necesario creer el evangelio, 1:16; es necesario arrepentirse (6:2, “hemos muerto al pecado”); es necesario confesar que Cristo es Señor (10:9, 10; 9:5, “Dios bendito”); es necesario ser sepultado (bautizado) en agua (6:3, 4) para llevar una vida nueva. “¿O no sabéis que todos los que hemos sido bautizados en Cristo Jesús, hemos sido bautizados en su muerte? Porque somos sepultados juntamente con él para muerte por el bautismo, a fin de que como Cristo resucitó de los muertos por la gloria del Padre, así también nosotros andemos en vida nueva”.
  • Los santos de Roma habían hecho esto. Habían obedecido al evangelio de Cristo. 6:17, 18, “Pero gracias a Dios, que aunque erais esclavos del pecado, habéis obedecido de corazón a aquella forma de doctrina a la cual fuisteis entregados; 18 y libertados del pecado, vinisteis a ser siervos de la justicia”.

OBRAS QUE HUBIÉRAMOS HECHO

  • Muchos otros no confían en la justificación por la fe sola, sino en una vida que según ellos es más o menos aceptable. Confían en que son “buena gente”, que sí pecan de vez en cuando pero que son cosas menores. No son adúlteros, homicidas, ladrones, etc. Seguramente no son dignos de ser echados en el lago de fuego. Y creen que serán justificados por ser “buena gente” y por hacer buenas obras.
  • Tito 3:5, “nos salvó, no por obras de justicia que nosotros hubiéramos hecho, sino por su misericordia, por el lavamiento de la regeneración y por la renovación en el Espíritu Santo”. Este texto es uno de los más claros para identificar las obras que no salvan. Son obras “que nosotros hubiéramos hecho”; es decir, cualesquier obras que se consideren “buenas obras” por los hombres, obras en las cuales confían para no ir al infierno, obras que practican en lugar de obedecer al evangelio para obtener el perdón de pecados (Hechos 2:38).
  • 2 Timoteo 1:9, “quien nos salvó y llamó con llamamiento santo, no conforme a nuestras obras, sino según el propósito suyo y la gracia que nos fue dada en Cristo Jesús antes de los tiempos de los siglos”. “Nuestras obras” no son las obras del cristiano, sino las obras que hubiéramos hecho antes de obedecer al evangelio, las obras que muchos hacen para ser justificados en lugar de obedecer al evangelio de la gracia de Dios (Hechos 20:24).
  • Sin duda millones esperan ser salvos en el día final por ser “buena gente” y tener “buenas obras” pero la Biblia dice repetidas veces que los que serán salvos son los que obedecen al evangelio de Cristo y perseveran hasta el fin (Apocalipsis 2:10).

CONCLUSIÓN

  • Por lo tanto, cuando Pablo explica que no somos salvos por obras, él no se refiere a la obediencia a los mandamientos de Dios.
  • Justificado por fe no quiere decir justificado por la fe sola. La fe sola es fe muerta (Santiago 2:17, 26).
  • El Calvinismo enseña que uno es justificado por la fe sola y luego se bautiza como símbolo o señal (“retrato”) de su salvación. Recuerde lo que dice el Manual Bautista por Hiscox, que el bautismo no es necesario para la salvación pero que sí es esencial para la obediencia. ¡Imagínese que uno pudiera ser salvo sin obedecer a Dios! Esta doctrina no solamente es falsa, es pura insensatez.
  • DOS PALABRAS IMPORTANTÍSIMAS: PROVEER – ACEPTAR. DIOS PROVEE LA SALVACIÓN PERO EL HOMBRE TIENE QUE ACEPTARLA OBEDECIENDO AL EVANGELIO.
  • CRISTO VENDRÁ EN LLAMA DE FUEGO PARA TOMAR VENGANZA SOBRE LOS QUE NO OBEDECEN AL EVANGELIO. 2 TESALONICENSES 1:7-9.

Por: Wayne Partain.